El Teatro

Vista_Teatro_Colón_Edificio_A_Coruña

Desde sus primeros años, el Teatro Colón quedó asociado de forma irremediable en la memoria de A Coruña a los grandes hitos del celuloide, como ‘Lo que el viento se llevó’ y otros grandes estrenos de Hollywood que marcaron una época. Desde que se abrió en 1948, el Teatro cumplió el objetivo de ofrecer unas condiciones de aforo y comodidad óptimas para albergar variedad de espectáculos escénicos musicales y teatrales así como proyecciones de cine. Esa fue la intención del empresario de espectáculos Emilio Rey Romero, promotor y artífice de su construcción.

El arquitecto Jacobo Rodríguez-Losada Trulock diseñó en 1945 este edificio, singular por su tamaño y su ubicación en la ciudad y caracterizado por su imagen clasicista. La apuesta estética se mantuvo cuando más de 50 años después, en 2002, se iniciaron las obras de remodelación, que se centraron en obtener un aprovechamiento más racional de los espacios.
Así, se mantuvo el esquema del Teatro a la italiana, con una clara delimitación entre los lugares para el público y la escena. La carencia de estancias de servicio se resolvió mediante la creación de un sótano con numerosas dependencias: salas de ensayo y descanso, almacenes, talleres, camerinos, aseos y salas de instalaciones. La intervención se apoyó en gran medida en la estructura preexistente, aunque renovando todos los elementos.
Desde entonces, el Colón luce una nueva cara, aunque decoración y arquitectura siguen su línea original. Entre las novedades destacan la instalación de aire acondicionado en la sala, independiente de la del resto del edificio, la sustitución de pavimentos y acabados y la reforma del área de butacas, a la que se ha dotado de mayor amplitud, comodidad y calidad. Iluminación y audio, esenciales en un edificio de estas características, se renovaron con la instalación de una gran luminaria central y la amplificación de los sistemas de sonido.

UNA NUEVA ETAPA

La nueva gestión abrazó el proyecto con la intención de mantener la calidad de la programación y ofrecer un amplio abanico de espectáculos que pudiesen satisfacer los gustos y las necesidades de un público diverso y heterogéneo. Desde que iniciamos esta nueva etapa en junio de 2012 hemos incrementado no sólo las cifras de ocupación, sino también la interacción con nuestro público a través de las redes sociales y otros medios de comunicación que permiten el feedback; centrando así la atención en nuestros espectadores. Trabajamos también mano a mano con nuestro entorno implicando a distintas asociaciones y colectivos, y estableciendo colaboraciones con las que tratamos de tejer una red que beneficio no sólo al sector escénico y cultural, sino también a sectores económicos y sociales de nuestro entorno local.

El esfuerzo y el buen trabajo a lo largo de estos dos años se han visto recompensados con la inclusión del Teatro Colón en el Programa PLATEA del INAEM y con la invitación a formar parte de la RED DE TEATROS Y AUDITORIOS. En 2014 afrontamos un nuevo reto: el de la producción propia de espectáculos, una nueva línea de trabajo con la que queremos incentivar el fortalecimiento del panorama escénico. Miramos hacia el futuro con optimismo y a corto plazo queremos abrir un programa de residencias técnicas y artísticas para aquellas compañías que no cuentan con un espacio adecuado para llevar a cabo sus proyectos.